Fernando Rojas Araya

Director de Investigación y Desarrollo de Mercados

 

Un Banco diferente, un Banco con un compromiso social claro como es Banco Popular y de Desarrollo Comunal, tiene en la confianza de sus clientes y de la ciudadanía en general su mayor activo. Por eso, damos seguimiento detallado a todos aquellos aspectos que se vinculen con nuestra imagen.

El tema de las calificadoras internaciones resulta un buen ejemplo, porque su correcto análisis e interpretación evita errores que puedan llevar a confusión o, más grave aún, a dañar la reputación de una o varias instituciones financieras.

Las calificadoras del riesgo emiten de forma habitual opiniones profesionales, especializadas e independientes respecto del funcionamiento de los bancos, así como las perspectivas de dichas calificaciones a corto y largo plazo.

El pasado 21 de marzo, la calificadora Fitch emitió un nuevo informe sobre el Banco Popular. En esta oportunidad, respecto de las calificaciones nacionales, se mantuvo una evaluación de las más altas posibles de obtener: ‘AA+ (cri)’ para el largo plazo, con una perspectiva estable.

Valga explicar que las escalas de calificación que utilizan las agencias pueden variar, pero en general van desde ‘AAA’, hasta una calificación ‘D’ –que se asigna cuando una obligación cae en incumplimiento–, o incluso una ‘E’, si no se tiene suficiente información para calificar.

En su informe más reciente, Fitch también mantuvo las mismas calificaciones internacionales otorgadas al Banco Popular desde enero de 2018, situándolas en ‘BB’ y destacando, entre otras fortalezas, la “solvencia crediticia intrínseca” de la institución. Esto es importante de precisar, ante algunas publicaciones periodísticas que hablaron de variaciones o inclusive de “mayor riesgo para inversionistas” en la calificación obtenida por el Banco. Afortunadamente, la mayoría de los medios que publicaron esas notas corrigieron sus titulares.

Se debe considerar que la calificación internacional respecto del Popular es idéntica a la otorgada al banco desde el pasado 18 de enero por Fitch, junto a otras cuatro instituciones bancarias tanto estatales como privadas que funcionan en Costa Rica, lo cual está directamente relacionado con la calificación soberana asignada al país.

La propia Fitch recalcó en su comunicado oficial que las calificaciones internacionales del Popular “están al mismo nivel que la calificación soberana de Costa Rica (BB Perspectiva Negativa), lo que refleja la influencia alta del entorno operativo en el desempeño del banco”.

Siguiendo con los cuidados y la responsabilidad que se debe tener al analizar estos informes, se pretendió también en algunas publicaciones relacionar el informe de Fitch, las calificaciones y perspectivas otorgadas al Banco con supuestas debilidades respecto del otorgamiento de un préstamo en el año 2015 a una empresa vinculada al cemento. En este tema, y para claridad absoluta, nos remitimos al comunicado emitido por Fitch, en el cual se concluye que: “el impacto financiero de este préstamo – en el caso del Banco Popular – se limitó a un aumento en los activos adjudicados, ya que el banco tomó la garantía del préstamo en mora”.

En el Banco Popular consideramos importante realizar las anteriores clarificaciones, porque, como se señaló en un inicio, la confianza de las personas trabajadoras es nuestro gran motor y nos impulsa a seguir siendo una de las instituciones financieras más sólidas del país, con una de las utilidades más altas del sistema; una institución que seguirá construyendo bienestar y respondiendo día a día a todos sus clientes, a los sectores sociales y productivos, y a los territorios del país, con la misma calidad, innovación, seriedad y responsabilidad en todas sus acciones y proyectos.