Buscar en el sitio web:

  • Google Play
  • Apple Store

Expertos aclaran que sí se puede consumir y comercializar pescado y crustáceos pese a marea roja

25 septiembre 2020

Ante la veda declarada en la costa pacífica, el pasado 19 de setiembre, por la presencia de marea roja tóxica (floraciones algales), el Servicio Nacional de Salud (SENASA) del Ministerio de Agricultura y Ganadería y el Instituto de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) aclaran que este fenómeno no afecta el consumo ni la comercialización de pescado y crustáceos.

“SENASA declaró la medida sanitaria preventiva para la extracción y comercialización de moluscos bivalvos (mejillón, almeja, ostras, piangua, ostión vaca) tanto de cultivo como silvestres; esto debido a que los últimos muestreos y análisis realizados por la Universidad Nacional (UNA) en muestras de agua tomadas del Golfo de Nicoya se reportaran altas concentraciones de una microalga tóxica” indicó Oliver Cruz, jefe de la Dirección de Productos de Origen Animal del SENASA. 

INCOPESCA y SENASA mantienen coordinaciones estrechas en el marco de la Comisión Interinstitucional de Marea Roja conformada por representantes de ambas entidades del Sector Agropecuario, así como del Ministerio de Salud, de la Caja Costarricense de Seguro Social, del Ministerio de Ambiente y Energía, la Universidad de Costa Rica y la Universidad Nacional, mediante la cual se mantiene un programa de monitoreo a lo largo de la costa pacífica de nuestro país.

“Continuamos procesos de coordinación y comunicación activa entre Instituciones y organizaciones de molusqueros de la costa pacífica, por ello es importante aclarar a la ciudadanía que la contaminación por marea roja no afecta al pescado capturado por las diferentes flotas, camarones y otros crustáceos de alto consumo en el país, por lo que se puede mantener la compra de estos productos en los diferentes canales de venta”, comentó Carrasco Sánchez.

La “Marea Roja” es un fenómeno natural que se produce por un aumento de la población de algas, debido a diferentes factores oceánicos como temperatura, luminosidad, salinidad, cambio de corriente, entre otros. En algunos casos estos podrían producir distintas toxinas dañinas que pueden ser ingeridas por moluscos bivalvos y quedar alojadas en ellos; al consumir este producto se ingiere también la toxina lo que puede provocar daños en la salud de las personas, además de pérdidas económicas para la acuicultura y la actividad extractiva.

Imagen de portada: Foto de Comida creado por bearfotos – www.freepik.es

A %d blogueros les gusta esto: