Buscar en el sitio web:

  • Google Play
  • Apple Store
  • Apple Store

#Resumen2021 CNE atendió más de 21 mil eventos debido a emergencias

31 diciembre 2021

Durante el 2021, la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) reportó un total de 21 611 eventos, por la ocurrencia de diferentes emergencias, tales como inundaciones, actividad sísmica y vulcanológica y la emergencia por el Covid-19.

Además, la CNE declaró 49 alertas de las cuales 30 fueron por origen hidrometeorológico y 19 asociadas a la pandemia.

Las labores de asistencia humanitaria se fortalecieron para no solo apoyar las instituciones que trabajaron de la mano en las diferentes emergencias, sino que se dio especial atención a las personas impactadas por el COVID-19 y otras emergencias como las ocurridas en la Zona Norte y Turrialba por las fuertes lluvias.

Se entregó alimento a más de 90.193 familias y se adquirieron y se entregaron pastillas potabilizadoras de agua, colchonetas, pichingas para agua, reservorios para agua, la mayoría de ellos, dirigidos a centros educativos, suministros para adultos mayores (pañales, calcetines, crema humectante), suministros de higiene, aseo y limpieza, entre otros artículos de higiene como alcohol, mascarillas y guantes.

La CNE apoyó el trabajo de los Comités Municipales de Emergencia mediante la instalación estratégica de 13 bodegas Municipales para almacenar bienes que permitan mejorar la capacidad de respuesta en momentos de emergencia.

Gracias a la contribución de gobiernos como los Estados Unidos, se fortaleció el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) mediante su equipamiento para la atención de las emergencias.

Atención de la emergencia sanitaria por el COVID-19

Las áreas de intervención de la emergencia por el COVID-19 han sido múltiples y con una amplia coordinación interinstitucional.

Con el objetivo de disminuir el número de contagios y fallecidos por COVID-19, la CNE impulsó junto con los Comités Municipales de Emergencia, un modelo de gestión denominado “Costa Rica Trabaja y se cuida”, que permitió definir acciones de acuerdo con los niveles de alerta por el COVID-19.

Otro eje medular del trabajo durante este año fue la adquisición de más de 8 millones de vacunas contra el COVID-19 y los demás insumos complementarios como fue la compra de mascarillas quirúrgicas, jeringas, agujas hipodérmicas, torundas de algodón y la compra e instalación de 14 congeladores de ultra-baja temperatura y la construcción de un cuarto frío, todo ello se ha donado a la CCSS.

Se impulsó el programa de asistencia humanitaria, que permitió la entrega de raciones alimenticias a las familias que vieron afectada su economía por la pandemia, así como las personas confirmadas con COVID-19 y que no contaban con una red de apoyo para hacer el aislamiento.

Además, se creó un programa de abastecimiento institucional con insumos como equipo de protección personal para apoyar las labores del personal de instituciones como la Policía de Tránsito, Ministerio de Salud, los Comités Municipales de Emergencia, La Cruz Roja Costarricense, entre otras.

Se contó con la cooperación internacional para fortalecer los esfuerzos nacionales en materia sanitaria debido al COVID-19, además de emergencias provocadas por el paso indirecto del Huracán ETA y el Temporal del Caribe que afectó también el cantón de Turrialba y la zona norte del país.

Alexander Solís CNE, Conferencia de Prensa sobre acciones y atención contra el COVID19.

Reconstrucción de obras

En el 2021, la CNE realizó una importante inversión en obras que impactaron positivamente a más de 341 000 personas de comunidades de diferentes partes del territorio nacional.

Con una inversión de ¢ ₡10,764,981,318.14, se entregaron un total de 87 obras con gran impacto social y económico para las comunidades, en las que destacan puentes, alcantarillas y vados, obras de protección en ríos, abastecimiento de agua, agricultura, carreteras, dragado de ríos, estudios para puentes y obras de control de daños.

Además, varios cantones recibieron obras de gran impacto social, afectadas tras el paso del Huracán Otto y la Tormenta Tropical Nate.

Tras las afectaciones de las emergencias, principalmente por origen hidrometeorológico, se ejecutaron 396 intervenciones en caminos, ríos, zonas de deslizamiento en cantones como Guatuso, Upala, Jiménez, Turrialba, Sarapiquí, Abangares, Tilarán, Limón, Matina, Talamanca, Golfito, Osa, Puriscal, Pérez Zeledón, entre otros.

Estas acciones permiten atender tempranamente la recuperación de comunidades, cuando las municipalidades no disponen de capacidad para enfrentar las emergencias menores.  Estos trabajos de primer impacto superaron los 4 mil millones de colones.

Superando una inversión de ¢1 350 millones de colones, se entregaron más de 365 toneladas de semillas de arroz, frijoles y pastos, beneficiando a 2.708 agricultores impactados por la pandemia, de las regiones Chorotega, Pacífico Central, Huetar Norte, Huetar Caribe y Brunca.

Evaluaciones técnicas en zonas vulnerables

Durante el año, la CNE realizó un total de 1 110 informes tras la realización de evaluaciones técnicas por parte de especialistas a lo largo del país, siendo los cantones de Desamparados, Turrialba, Puriscal, San Carlos y Coto Brus los que más demandaron evaluaciones.

Destaca la vigilancia de 119 deslizamientos activos con el apoyo de miembros de los Comités Comunales de Emergencia.  La mayoría de estos deslizamientos se encuentran en zonas urbanas dentro de la Gran Área Metropolitana, sin embargo, otra parte de ellos se ubican en lugares como Turrialba, Pérez Zeledón, Tilarán, Quepos, Zona de los Santos, Golfito, Corredores, Coto Brus, entre otros.

Tercer Simulacro Nacional de Evacuación por Sismo: modalidad nocturna 

Finalmente, gracias a la organización y participación de las familias, empresas e instituciones, el tercer Simulacro Nacional de Evacuación por Sismo de este año, superó las expectativas de participación al tener más de 11 691 reportes a lo largo y ancho del país desde la aplicación Simulacro CR, con un total de 242.069 personas que realizaron el ejercicio de evacuación.

Este año el ejercicio se realizó en modalidad nocturna debido a que un sismo no se puede predecir y existen las mismas posibilidades de que ocurra un terremoto diurno o nocturno

 La actividad se desarrolló con un enfoque inclusivo con amplia participación de mujeres, hombres, adultos mayores, niños y niñas y bajo el lema Costa Rica se prepara, previo al ejercicio, las familias u organizaciones inscritas realizaron su Plan de Emergencias.  De esta población, 2 492 personas reportaron algún nivel de discapacidad. Además, en los reportes se señalaba la evacuación con animales domésticos y de producción.

A %d blogueros les gusta esto: