Buscar en el sitio web:

  • Google Play
  • Apple Store

Destinan ¢200 millones en proyectos ganaderos para mejorar eficiencia y eco-competitividad

25 septiembre 2020

Con apoyo de Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA) ejecutarán dos proyectos, por un monto de ¢200 millones, para que la actividad ganadera sea más eficiente, resiliente y eco-competitiva; y por ende, mejor adaptada al cambio climático.

Los fondos provienen del programa Adapta2+, que es financiado por el Fondo de Adaptación, con la colaboración de la Dirección de Cambio Climático, el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

¢100 millones no reembolsables serán destinados a la creación de 75 Fincas Escuelas en las regiones Central Occidental, Central Oriental y Central Sur, con lo que sumarán 100 las unidades demostrativas que servirán de modelo a replicar en todo el país.

Los otros ¢100 millones serán utilizados en un segundo proyecto para impulsar el mejoramiento genético en los hatos ganaderos en alturas menores a los 1.400 metros sobre el nivel del mar, con razas adaptadas a condiciones más secas, y mejorar el hato bufalino del país.

Ambos proyectos estarán iniciando su ejecución en el mes de octubre de 2020.

En detalle

75 fincas escuelas. Con una inversión de ¢100 millones, la primera de las iniciativas pretende establecer un total de 75 fincas escuelas en las siguientes regiones:

–          Central Occidental (San Ramón, Grecia, Alajuela)

–          Central Oriental (Coronado, Cartago, La Unión, Jiménez, Turrialba, Pacayas, Tierra Blanca)

–          Central Sur (Acosta, Puriscal, Aserrí, Mora, Santa Ana, Carara).

Además, se unirán a 25 que ya funcionan actualmente en las regiones Brunca, Huetar Norte, Chorotega, Huetar Caribe y Pacifico Central, para sumar 100 unidades demostrativas que servirán de modelo a replicar.

En total, las personas productoras que formen parte del programa serán apoyados por Fundecooperación con fondos no reembolsables, y recibirán acompañamiento por parte de la Corporación Ganadera (CORFOGA), y del Servicio de Salud Animal (SENASA).

“Para la implementación de metodologías y convertir sus fincas en vitrinas para que más productores de las distintas regiones del país adopten las nuevas tecnologías más rentables y de adaptación al cambio climático”, explicó el ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado.

Los participantes contarán con tecnologías innovadoras en elementos sanitarios y de reproducción, e implementarán técnicas de adaptación y aumento en rentabilidad, como pastoreo racional, fertirriego de purines y bioles, cosecha de agua de lluvia, entre otras que contempla la NAMA Ganadería y la Estrategia Nacional de Ganadería baja en Emisiones de Carbono.

“Las Fincas Escuela permiten unificar esfuerzos de todo el sector para alcanzar las metas contempladas en la Estrategia de Ganadería baja en emisiones, porque  facilitan que  los ganaderos aprendan unos de otros, es decir de productor a productor”, dijo el jerarca rector del sector agropecuario del país.

Añadió que, a través de la experiencia de ambos y la guía técnica de personal capacitado, implementen prácticas sostenibles, innovadoras, que les mejoran sus rendimientos a la vez que hace que la actividad sea más resiliente frente a la variabilidad climática”.

Coincidentemente, la ministra de Ambiente y Energía, Andrea Meza, destacó que es fundamental entender que se debe llevar una agenda de trabajo conjunto, “donde se puedan identificar justamente cuáles son las opciones tecnológicas para las y los productores y para el sector que les permitan reducir sus costos de operación, por un lado o mejorar su competitividad y eficiencia, al tiempo que reducimos emisiones”, dijo.

“Cuando logramos encontrar estas tecnologías que permiten reducir costos, incrementar productividad, mejorar eficiencia y al mismo tiempo reducir emisiones, es el enfoque de fortalecimiento económico sostenible perfecto que el país y el mundo necesitan para construir la nueva normalidad post-covid-19”, acotó la jerarca.

Mejoramiento genético. Los otros ¢100 millones serán utilizados en un segundo proyecto que es liderado por el INTA, y apoyado también por Fundecooperación, que busca impulsar el mejoramiento genético en los hatos ganaderos en alturas menores a los 1.400 metros sobre el nivel del mar, con razas adaptadas a condiciones más secas, y mejorar el hato bufalino del país.

En su primer objetivo, este proyecto propone el desarrollo en el país de animales más resistentes al clima, al calor, a ciertas plagas, a terrenos difíciles, que puedan generar un mejor aprovechamiento de los pastos y forrajes para disminuir el costo de la dieta.

En su segundo objetivo, se propone renovar el hato bufalino que existe en el país, ya que actualmente, se mantienen los descendientes de los primeros búfalos traídos al país por JAPDEVA en 1975.  Incluye la creación de un centro de mejora, que será desarrollado en la Universidad Técnica Nacional, con sede en Atenas, en apoyo al Comité Nacional Bufalero.

Imagen de portada, con fines ilustrativos: Foto de Verde creado por wirestock – www.freepik.es

A %d blogueros les gusta esto: